Isla Gorée, la isla de esclavos – un mito?

La Isla Gorée es una diminuta isla situada al Sur de Dakar, que en Senegal también se conoce como “Isla de esclavos”.

isla Goree Dakar - Senegal plaza

Cada hora salen ferries del puerto de Dakar que se dirigen hacia la isla. Alexis me dice que normalmente no suele haber mucha gente. Pero justo hoy están de excursión cuatro clases de primaria y está lleno a reventar. La puerta de la taquilla solo se abre de vez en cuando, de modo que los que están esperando se cuelan a golpes y patadas.

Después de habernos sumergido en la masa desesperada, logramos llegar a la taquilla. Con el billete ya en mano, seguimos igual de apretujados. Todos se quieren subir al ferri siguiente. Delante mio, a milímetros de distancia, tengo una jovencita vestida con un largo vestido amarillo con una cola tan larga, que no puedo evitar pisarla. Me estoy ahogando entre la gente. Me estoy achicharrando del calor, y para mi gusto definitivamente hay demasiada gente. Me da un poco de yuyu todo… pero solo un poco.

Ahora me fijo, y veo que la mujer que tengo delante no es la única que va tan arreglada: todas las mujeres visten muy elegantes. Los vestidos no solamente son muy coloridos, sino que además están llenos de adornos y de lentejuelas y resaltan mucho. Parece que vayan a una “fiesta cóctel” en lugar de una isla. Aun estar plenamente concentrada en no perder a Alexis entre la gente, de reojo me voy fijando en los vestidos, ¡son fascinantes!

Detrás de la barrera, la aglomeración de gente empieza a dispersarse. Ahora ya avanzamos más tranquilos, pasando por la sala de espera hasta llegar al atracadero. Nos subimos a un barquito chiquitín, que se emplea además del ferri normal a causa del exceso de gente que hay hoy por aquí. No hay asientos. Todos están de pie o se respaldan donde pueden. La mujer del vestido amarillo se ha subido a la cabina y está apoyada en la puerta. El barquito arranca, ¡por fin!

isla Goree Dakar - Senegal

isla Goree Dakar - Senegal

El viento nos refresca un poco. En el atracadero los niños de la isla que se están bañando, chillando y jugando, se lanzan delante del ferri. Sin duda alguna, se divierten un montón. En la playita hay un jaleo increíble. Nos ponemos a buscar a Pap, que ya está preparado para recibirnos. Huele a verduras frescas. En una plaza, en medio del enredo de los caminos de arena, hay algunas mujeres vestidas de colores, cortando pimiento verde. Por lo que se ve, aquí cocinan todas juntas. En la bifurcación de dos caminos, hay unos cuantos ancianos sentados en sillas de plástico. Tienen pinta de ser los más viejecitos del pueblo. Por si a caso, los saludamos amablemente.

isla Goree Dakar - Senegal plaza

La isla entera tiene un ambiente de „pequeño museo“. No hay coches, solo chozas y caminos de arena muy estrechos. Vamos por los callejones, girando hacia derecha e izquierda. Nos paramos delante de la entrada de una casa. Por todas partes hay gente, derecha y sentada. Nos presentan al alcalde de la isla, un personaje imponente. Doy la mano a mucha gente.Un poco avergüenzada me retiro discretamente hacia una esquina. No estoy segura si esto es un recibimiento oficial, o si el alcalde tiene una familia enorme. En teoría no soy una persona nada callada y siempre se me ocurre algo que contestar, pero aqui prefiero dejar hablar a Alexis. Empieza a hablar de los últimos resultados de deporte con el alcade.

A parte del fútbol, a los senegaleses les gusta mucho la lucha senegalesa, este deporte parecido al famoso „sumo“. Dos contrincantes se preparan durante meses para una lucha que se transmite por la radio y por la televisión. Esta lucha viene acompañada de danzas, juegos y muchas discusiones de varios comentaristas. La lucha en sí, solamente dura algunos minutos. Seguramente hay ciertas reglas a seguir, pero como las ignoro, a mi me parece bastante salvaje. Si uno de los contrincantes cae al suelo, pierde y la lucha se da por finalizado. Aquí tenéis una foto de una lucha que daban por la tele:

isla Goree Dakar - Senegal

Tras haber superado la parte oficial de la visita al alcalde sin demasiados tropezones, nos acompañan a una pequeña pensión, donde podemos dejar nuestras cosas. Me temo que a parte de esta pensión, no hay muchas alternativas donde dormir en esta islita. Dejamos las mochilas en el hotelito y vamos corriendo a la playa a refrescarnos un poco.

La playa entera está cubierta de latas oxidadas, pedazos de vidrio, piezas de móbiles, conchas y todo tipo de cosas. Cuanto hace de mi última vacuna contra el tétanos? Por si a caso, buscamos un sitio un poco más atrás, cerca del antiguo fuerte, donde el suelo está lleno de piedras y no hay tanta basura. En el momento de meterme al agua, me doy cuenta de que no es muy buena idea: Las piedras resbalan un montón y en lugar de meterme al agua andando mas o menos elegantemente, lo hago tropezando. Además, tela con la corriente … Cada dos por tres me doy contra alguna de las piedras resbalosas y no consigo sujetarme. Así que nadando como un perrito me dirijo hacia la orilla y me salvo. Pero aun así, no me arrepiento de mi breve baño en el mar africano.

Antes de que acabe el día, quiero haber visitado la famosa Casa de Esclavos. Según la leyenda, esta isla fue uno de los principales lugares de trasbordo para la exportación de esclavos africanos hacia América. Teniendo en cuenta la reducida extensión de la isla (1 km de largo y 300m de ancho), esto parece poco creíble. Desde los años 60, tanto presidentes americanos, como Nelson Mandela y hasta el Papá han visitado esta isla, rememorando los pobres africanos esclavizados. Pero algunos historiadores que han investigado este tema con mucha precisión durante los ultimos años, han llegado a la conclusión de que este mito, realmente no es más que un mito. Seguro que esta casa sí que ha albergado algunos esclavos, pero definitivamente no tantos miles y milliones, como era el caso en la ciudad de Sant Louis, u otras ciudades africanas de la costa oeste. No obstante, la Maison des Esclaves es un monumento conmemorativo significante.

Maisons des Esclaves isla Goree Senegal

Maisons des Esclaves Goree Senegal

Un guía rechoncho, vestido con las vistosas ropas tradicionales nos cuenta la historia de la casa. Aunque fallan algunas puntualidades, la idea principal de la historia es cierta, sea desde donde sea que se enviaban las grandes masas de esclavos negros al nuevo mundo. Medio cantando, el guía nos cuenta cómo median, pesaban y clasificaban los esclavos. Un hombre debía pesar al menos sesenta quilos para ser apto para ser exportado. Solamente los más forzudos y sanos fueron seleccionados para ser transportados por el Atlántico. Los ancianos y los enfermos se apartaban, pero se quedaban en posesión de los franceses y se vendían a precios menores. Escuchando estas historias me vienen memorias de la película “Roots”… El desarrollo de los pechos era el indicador de la madureza de las chicas. Si los pechos estaban desarrollados, la chica valía como mujer. Si los pechos eran demasiado pequeños, las chicas se consideraban o bien enfermas o todavía muy niñas. En las estrechas cameras de los sótanos, los seleccionados dormían apretujados en el suelo y esperaban a ser transportados. Cuando llegaba el día, aherrojados, debían salir por la puerta, y subirse al barco, sin marcha atrás, sin volver jamás.

puerta sin regreso isla Goree Dakar - Senegal

Vienen clases enteras a visitar la Maison des Esclaves, para escuchar esta parte de la historia de África. Aunque jamás ningún barco atracó directamente en la roca detrás de este portal para llevarse la gente a un destino sin regreso, miliones de africanos sí que sufrieron este destino de verdad. En otros lugares había portales muy parecidos a este con una pasarela para llevar a hombres y mujeres a un largo viaje con futuro desconocido y sin regreso.

hotel isla Goree Dakar - Senegal

A la mañana del día siguiente desayunamos en nuestra pequeña pensión. Somos los únicos huéspedes. Pero hay café caliente, un pedacito de pan y un poco de mermelada. Descansados y con la fuerza recargada subimos la colina de la isla. En algunas chozas, en algunas grietas entre las rocas y algunos huecos, viven artistas que han expuesto sus obras aquí, al rededor de un viejo cañón. Pinturas, figuras y animales de madera cuelgan de los árboles o se erigen del suelo. Todo está muy tranquilo aqui arriba.

Se nos acerca un anciano. Nos cuenta de la paz que se halla aquí arriba, nos habla de su creencia en que no existen colores de piel, y que dentro somos todos iguales: no somos ni blancos ni negros, somos rojos, como el corazón y la sangre. Nos muestra algunas de sus figuras que ha fabricado con hojalata, conchas, piezas de un viejo reloj, de un mando a distancia, telas y de más chatarra. Alexis le compra tres monos. Yo hoy me resisto, y no le compro nada. Con tanto calor me cuesta mucho moverme.

Nos paseamos un poco por la isla y miramos un partido de fútbol, donde en teoría debíamos reecontrarnos con el alcalde. Pero no hay ni rastro de él. En medio del campo, se erige un árbol grueso, pero no parece molestarle a los jugadores. Después de un rato, decidimos seguir adelante. De repente nos tropezamos con una cabra que viene corriendo por la esquina. Estos bichos se pasan el día quejándose y soltando ruidos que avisan de su llegada, pero esta es más discreta. Cuando posa grácilmente, intento sacarle una foto, pero ya se ha movido. Cuando hago el segundo intento para sacarle una foto, oigo la bocina que anuncia la llegada del ferri y nos tenemos que apresurar un poco.

futbal isla Goree Dakar - Senegal

De vuelta, el ferri está casi vacío. Pillamos dos asientos en la sombra y dejamos que la brisa marítima nos acaricie la cara mientras lentamente la isla se va haciendo pequeña a lo lejos.

isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

 isla Goree Dakar - Senegal

Ferri Dakar – Gorée:
5200 XOF (CFA / Francs senegalesos) es el precio para Non Resident Afrique Adult
ticket valido para ida y vuelta Como turista pagas 500 CFA/ XOF per persona, nada mas llegar a la isla

Entrada Maison des Esclaves:
500 CFA (XOF) Vale la pena esperar una visita guiada

Hotel:
La Maison du Marin

Hay habitaciones con uno, dos, tres o cuatro camas. Al precio de la habitación se añade un suplemento de 1.000 CFA para turistas.
Precio para una noche depende del tamaño de la habitación, entre  20.000 – 35.000 CFA.
Hay WIFI, TV y ducha. WC en el pasillo. Desayuno incluido.

Cambio:
Junio 2014 1 € = aprox. 659 CFA /XOF

Tags from the story
, ,

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.