Polinesia – un sueño

Por fin La Polinesia!!!!!!! un sueño al fin conseguido, el paraíso, claro está, si te gusta disfrutar de la naturaleza, del mar, y de una tranquilidad y paz absoluta en todas las islas.
A la llegada, con un cansancio acumulado después de tantas horas de vuelo, en el pequeño aeropuerto de Papeete, te espera un collar de flores que te ponen al ritmo del Ukelele.

Bora Bora Polinesia

Tahaa

Nosotros después de descansar en un pequeño hotelito al lado del aeropuerto, al dia siguiente nos pusimos rumbo a Tahaa. Es una isla de sotavento, famosa por ser productora de vainilla. Una pequeña isla muy muy tranquila. Nos hospedamos en Fare Pea Iti, la llegada a esta pensión es una verdadera sorpresa, te recogen en en aeropuerto con su propia barca, y como era pronto, nos propusieron darnos nuestro primer baño en esa maravilla de mar, y como no hacerlo, así que primer chapuzón!!!! y primer avistamiento de rayas y tiburones limón.

Tahaa Polinesia puesta de sol

Una vez llegamos observamos con agrado el lugar, solo llegar en la pasarela te espera la dueña, Brigitte, un encanto, más collar de flores, y nos enseña el lugar, los bungalows, la piscina, el lugar donde se cena, y nos explica las excursiones que podemos hacer, también nos indica que podemos alquilar un vehículo, o moto, ella dispone de bicicletas y kayaks. Nos decidimos por las excursiones, y que decir, una mega maravilla, hacer snorkel era un verdadero placer, un regalo para la vista, vimos muchísimos peces de diferentes clases y corales, y me di mi primer baño con las rayas y los tiburones limón que nos son muy grandes.  Y por la noche, esas cenas maravillosas, esas estrellas…. vaya que rápidamente pasaron los dos días, nos vuelven a llevar al aeropuerto en barca, antes otro baño, y llegamos justísimos al aeropuerto, suerte que es un mini-aeropuerto y nos están esperando.

Huahine

Siguiente destino, Huahine, esta también es una isla de sotavento, lejos de las rutas turísticas, con grandes lagos, bahías, y unas fabulosas y casi desérticas playas. En realidad son dos islas unidas por un puente, Huahine Nui y Huahine Iti. Nos alojamos en una pensión modesta pero correcta, Fare Maeva, y alquilamos un vehículo para recorrer su perímetro, de más o menos unos treinta y tantos kilómetros. Hay bastantes restos arqueológicos, es interesante también la visita a una granja de perlas, Huahine Pearl Farm.

Huahine Polinesia

La playa de Avea, virgen, desértica, los peces y nosotros, bañándonos en esas aguas verde, azul turquesa…..cerca en la carretera hay una tienda de pareos, me compro uno, me lo pongo, y la dueña me pone una flor detrás de la oreja. Con esta guisa comemos solos en un pequeño restaurante y nos dirigimos a Fare. Aquí hay un pequeño riachuelo, donde habitan unas enormes anguilas de ojos azules. Hay unos niños cerca del lugar que están encantados de indicar donde están a los pocos turistas que pasamos y preguntamos.

Huahine Polinesia

Al día siguiente toca excursión marítima, como siempre fabulosa, y la comida que nos preparan en un motu al ritmo del ukelele una maravilla. Tras dos cervecitas a ver tiburones, pero esta vez son muy grandes, pero están a bastante distancia, aunque con esa luz, se ven de maravilla. Jordi dice que el no se baña, que hace un poco de frío, ya son las cinco de la tarde (mentira!!!! tenía un poco de miedo).
Huahine Polinesia  tiburones

Bora-Bora

Otra vez en marcha, esta vez toca la famosa Bora-Bora, realmente creo que tiene una de las lagunas más bonitas de toda La Polinesia. Tengo que destacar el alojamiento donde estuvimos, Fare Rohotu Lodge, una pensión encantadora, con tan solo tres bungalows de ensueño, no está a pie de playa, pero  de verdad que no hace falta. Y cuando nos mostró nuestro bungalow, me quedé helada, GUAU!!!! al entrar una pequeña cocina americana, al lado un jardín de techo abierto, con una estatua de una hermosa mujer que es la ducha, luego el resto del lavabo ya cerrado, escaleras y una impresionante habitación, con una impresionante cama, y una impresionante terraza con una impresionantes vistas. Muy recomendable. El dueño Nir, nos dijo que los plátanos del jardín y el ron de la habitación estaba a nuestra disposición, (Ole, Ole, un ron en esa terraza me apetecía un montón). También te acompaña en su todo terreno, a donde uno quiera, a la playa, al super, a un restaurante, bueno, hay que tener en cuenta que las distancias son cortas, y el tráfico inexistente, pero es una gozada poder contar con él.

Bora Bora  Polinesia

Fakarava

Nuestro próximo destino es Fakarava, que es un atolón de las Tuamotu. Ahí nos alojamos, en la Pensión Raimiti, aquí pensión completa con activiades (no hay nada a muchos kilómetros alrededor), unos bungalows rodeados de mar y naturaleza, para estar en plan Robinson Crusoe. Buen sitio si os gusta estar en playas completamente solos, ver una fauna marina espectacular, y bucear.

Fakarava   Polinesia

Tahiti

De nuevo hacer maletas y esta vez para ir Tahiti, donde nos esperaba un vehículo para recorrer la isla a nuestro aire, nos alojamos en unos bungalows al otro lado de Papeete, en la Pensión Vanira Lodge. Interesante el mercado de Papeete, y otros lugares divinos, cascadas, playas, y el domingo es un buen día para ir a una iglesia, la gente vestida elegantemente de blanco, se encuentra para celebrar la misa, una misa alegre diferente a lo que estamos acostumbrados. Un buen restaurante que me sorprendió, cerca de donde estábamos alojados, „L’escale du France“ en la playa de Mani, recuerdo el exquisito papillote polyné Sienne, envuelto en una gran hoja, toda una comida de lujo en un lugar sencillo y maravilloso. De esta isla puedes ir en Ferry  a Moorea, a muy poca distancia, donde nosotros alquilamos otro vehículo para recorrerla, es muy pequeña. Y más de lo mismo, playas casi desérticas de aguas nítidas de diferentes colores, bahías de ensueño, montañas majestuosas, campos llenos de piñas, y mucha tranquilidad.

Tahiti Polinesia

Y al final como todo tiene un fin, tuvimos que regresar. Adiós a esas playas, a esa gente, a esos lugares altamente recomendables. La verdad que me sorprendió esa paz, esa quietud, ese ritmo, aquí no existe el estrés. Y la gran mayoría de turistas están en los grandes Resorts, por lo que moverse por sus islas es entrañable.

Französisch Polynesien Flughafen

Bora Bora Schildkröte Polynesien

Muscheln Seeigel Polynesien

Seeigel Polynesien

Französisch Polynesien Huahine

 

Bora Bora - Polynesien

Huahine Essen Polynesien

 

Polynesien Schildkröte

BORA BORA französisch Polynesien

Tahaa Polynesien Französisch

 

Französisch Polynesien Huahine

Französisch Polynesien Huahine Essen Ukulele

Polinesia

Tags from the story
,

2 Comments

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.